Sociedad Mexicana de Rinología y Cirugía Facial

Sociedad Mexicana de Rinología y Cirugía Facial

Descripción

En el año de 1970 logramos, después de no pocos esfuerzos, conformar la Sociedad Mexicana de Rinología. Los nombramientos de: Presidente, Secretario y Tesorero, recaen en los Dres. Tomás I. Azuara, Jaime Carrillo de la R. y Federico Reyes Rodriguez, respectivamente, para fungir el en trienio 1970-1973. Nuestra sociedad se marca como imperativo categórico la difusión de la rinología moderna, pero sobre todo, la enseñanza de nuevos elementos para que aprendan a enseñar, es decir, la creación de un gran número de instructores y profesores; cometido que se cumple con gran éxito, a través del sinnúmero de cursos que se imparten en Morelia, Guadalajara, Monterrey, Veracruz, Cd. Madero, Tampico, Villahermosa, Mérida, Cancún, Acapulco, etc.

Durante el curso previo al Congreso Mundial de Otorrinolangología impartido en México en el año de 1969, se otorga la máxima distinción de honor al mérito en la enseñanza de la rinología, el "Golden Head Mirror Award" a los Dres. I. Azuara, Carrillo de la R. Dávalos y Reyes. El grupo mexicano va con frecuencia a la Unión Americana y hace notar su presencia en las Universidades más importantes como: Phoenix, Chicago, Kansas City, Pittsburg, Everett, Wa., Dallas, Kalamazoo, New Orleans, etc., y en uno de los cursos de Chicago escuchamos con orgullo la expresión del Dr. Cottle, refiriéndose en los siguiente términos: "No duden que en el futuro próximo quien quiera aprender rinología, tendrá que ir al sur del Río Bravo".

Nuestra presencia en América Latina, propicia la organización de la Sociedad Latinoamericana de Rinología, siendo su primer presidente el Dr. R. M. Neves Pinto de Brasil durante los años 1983-1984. El siguiente bienio es presidente el Dr. Tomás I. Azuara de México.

En 1989 la Sociedad Mexicana de Rinología cambió su denominación por la de Sociedad Mexicana de Rinología y Cirugía Facial, lo que le permite incluir en su ordenamiento estatutario el conocimiento y desarrollo de la enseñanza no sólo de la rinología, sino de las estructuras circunvecinas que corresponden al resto de los elementos anatómicos faciales. La ampliación del panorama de la sociedad, en este sentido, no solamente es congruente con la realidad actual, sino que abre enormemente su campo de acción al conocimiento, la investigación, la enseñanza y el ejercicio profesional.