Ante las presiones del día a día, es común sentirnos abrumados ante la falta de tiempo. ¿A dónde se fue toda la tarde? ¿Ya tan pronto es mitad de semana? ¿Por qué no logro terminar todo el trabajo que tengo? Son sólo algunas de las preguntas que nos aquejan cuando nos vemos ante la imposibilidad de cumplir con todos nuestros compromisos del día. La realidad es que mucha de esta falta de tiempo es en realidad mala organización. Afortunadamente, existen una gran cantidad de técnicas y métodos para mejorar nuestra administración del tiempo. Entre ellos uno de los más populares es el método Pomodoro. Aquí te explicamos cómo funciona y cómo puede beneficiarte.

 

¿Qué es el método Pomodoro?

 

La técnica Pomodoro es un método de gestión del tiempo que fue desarrollado por Francesco Cirillo a finales de la década de los 80. El método deriva su nombre del reloj en forma de tomate, “pomodoro” en italiano, que Cirillo utilizó para contabilizar el tiempo cuando lo desarrolló.

 

El principio detrás del método es dividir las actividades en fragmentos manejables de tiempo, idealmente de 25 minutos. Cada bloque de 25 minutos se denomina un pomodoro. Una vez completado el bloque, se realiza una breve pausa, con la idea de dejar descansar el cerebro para iniciar una nueva actividad o continuar con la que se estaba realizando.

 

Gracias a sus pausas frecuentes, tu cerebro tiene tiempo de descansar y reponerse lo que, a la larga, mejora la agilidad mental y te vuelve más productivo. Esto se debe a que, si logras trabajar sin distracciones por 25 minutos y luego tomas una breve pausa, logras avanzar sin fatigarte tanto y dejarás de sentir la necesidad de «procrastinar» por horas.

 

¿Para qué sirve?

 

Al dividir tus actividades en bloques de productividad manejables, la montaña de trabajo deja de ser tan intimidante. Puede que te tome 1, 2 o 5 pomodoros terminarla pero el hecho de que está permitido tomarte una pausa entre cada uno de ellos hace toda la diferencia.

 

Como podrás intuir, el método Pomodoro es de gran utilidad para todo tipo de actividades. Puedes usarlo para hacer la tarea, organizar tu día en el trabajo, concentrarte en proyectos de larga duración y para estudiar para exámenes, por ejemplo.

 

¿Cómo se usa?

 

Es muy sencillo utilizar el método Pomodoro, solamente necesitas decidir qué actividades quieres completar y conseguir un reloj con alarma para que te avise cuando completes un pomodoro.

 

El proceso puede visualizarse en 5 etapas que se detallan a continuación:

 

  1. Se establece la tarea que se va a realizar. Si tienes varios pendientes, puedes hacer una lista.

 

  1. Se programa un reloj con alarma para que suene después de 25 minutos (1 pomodoro).

 

  1. Se realiza la actividad sin distracciones hasta que suena la alarma. Cuando se termina el pomodoro, se registra para llevar la cuenta.

 

  1. Después de cada pomodoro se descansa durante 5 minutos. Puedes prepararte un café, levantarte de tu asiento, revisar tus redes sociales o pensar en otra cosa. La idea es hacer cualquier cosa menos trabajar.

 

  1. Se inicia de nuevo el proceso. Puedes continuar con la actividad que estabas realizando o cambiar de actividad para realizar algo distinto y variar la rutina. Cuando hayas realizado cuatro pomodoros seguidos debes tomar un descanso más prolongado, de 20 o 30 minutos.

 

Como puedes ver, es muy sencillo de utilizar. Ademas, existen aplicaciones para el celular y la computadora que te permiten registrar este proceso y facilitan su implementación aún más. ¿Qué estás esperando? ¡El cambio hacia la productividad está en ti y es así de sencillo!

 

¿Conoces otros métodos para incrementar la productividad o has tenido una buena experiencia utilizando la técnica Pomodoro? ¡Comparte con nosotros en los comentarios!

 

, , , , , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *